Reunión de Voluntarias – Febrero 2020

TRANHUMANISMO E INTELIGENCIA ARTIFICIAL por la Dra. Marisa Gil

         ¿Qué sugiere este tema?

Recordamos las películas ( Blade runner, Matrix…), imaginamos un desarrollo técnico que supere las capacidades del ser humano, que le permita rehacerse como él quiera ser, que acabe la era de lo humano…

         ¿Qué es realmente?

No es algo que vaya a transformar la codición humana pero sí que puede prestar un servicio a la humanidad.

La investigación actual pretende tres objetivos:

         Primer objetivo: Ayudar a superar las discapacidades.

Por ejemplo, conseguir una mano artificial o una pierna que puedan responder a los impulsos nerviosos motores y sensitivos de los nervios del muñón.

         Segundo objetivo: Facilitar la experiencia cognitiva humana.

Un ordenador almacena, calcula y detecta mucho más deprisa que la mente humana. Esto permite fabricar robots que juegan al ajedrez o al Juego Go;

Que cuenten las personas o móviles que hay en determinado evento; que reconozcan huellas o iris o voces…

         Tercer objetivo: Sería superar la limitación propia de la condición humana.

 La capacidad cognitiva humana o su ciclo vital (longevidad, reproducción)

         ¿Cómo funciona la inteligencia artificial?Completamente distinta de la humana. El ser humano ve formas individuales y abstrae lo que es común a todas. Por ej: un niño ve un gato y ya señala todos los gatos que encuentra. El ser humano relaciona e integra informaciones distintas, razona, aprende, sabe que experimenta.

         ¿Cómo conoce una máquina?

A partir de patrones; puede almacenar una enorme catidad de datos y los selecciona por cálculo de probabilidades.

Esta es la limitación de la máquina: la realidad no es probabilidad. La máquina puede tocar una pieza musical de modo tecnicamnete perfecto pero no sabe que la está tocando y no puede poner pasión. No podemos dotar de sentido común a una máquina. El robot no crea, emula aspectos de la realidad.

El ser humano no es una perfección hecha, se perfecciona, aprende.

¿Puede haber mayor perfección que la que nos relata el Génesis: la persona que Dios creó a su imagen (en estado aún de inocencia) y contempló como  muy buena?

Volver